2 de noviembre de 2008

Caminantes



Hoy la Iglesia nos invita a orar por los difuntos, a rezar por los que ya partieron.


Los Hombres nos revelamos ante la muerte, sentimos dolor, nos angustiamos...no queremos aceptar que somos CAMINANTES, que somos PEREGRINOS en esta Tierra, que venimos a ella de la mano de Dios para cumplir una Misión, y que luego ÉL nos llevará a su Casa nuevamente cuando sea la Hora.


Dice el diccionario:


Peregrino: el que viaja a tierras extrañas...


Y sí...


Realmente día a día viajamos a tierras extrañas por más que estemos en nuestra ciudad natal, y conozcamos hasta cada piedra del camino. Nunca sabemos con qué circunstancia nos encontraremos, qué dificultades tendremos que sortear en el dia que amanece, y también con qué alegrías nos premiará Dios...


Comparto esto que encontré en el libro "Todo es Posible"..."Despídete...de los que muriéndose partieron. Para que dejes de esperar su regreso, y camines tu camino en la esperanza de encontrarte tú con ellos..."


Y esta oración de San Agustín:


No llores si me amas...


Si conocieras el don de Dios y lo que es el cielo...


Si pudieras oir el cántico de los ángeles


y verme en medio de ellos...


Si por un instante pudieras contemplar como yo


la belleza ante la cual las bellezas palidecen...


Créeme.


Cuando llegue el dia que Dios ha fijado y conoce


y tu alma venga a este cielo en el que ha precedido la mía...


Ese día volverás a verme.


Sentirás que te sigo amando, que te amé,


y encontrarás mi corazón con todas las ternuras purificadas.


Volverás aa verme en transfigración, en éxtasis feliz.


Ya no esperando la muerte, sino avanzando contigo,


que te llevaré de la mano por los senderos nuevos


de luz y de vida.


Enjuga tu llanto y no llores si me amas.


Caminemos, seamos peregrinos, hagamos "camino al andar" como lo dice mucho mejor Antonio Machado.




8 comentarios:

Pedro dijo...

Así es, Silvia, amiga, esta vida es sólo un camino más que debe ser andado, pero sin olvidar que tras él habrá otros no menos importantes e interesantes. Aprender a descubrirlos puede ser una tarea sumamente renovadora.
Un abrazo.

Tawaki dijo...

Es lógico que en mayor o menor medida temamos a lo desconocido, pero yo personalmente le temo más a la enfermedad o el dolor.

Mientras nos llega la hora, lo mejor que podemos hacer es convertirnos en buenos caminantes.

Un saludo.

Paco dijo...

Recuerdas la pelicula los inmortales? el caso es que al final todos tenemos que morir... incluido hasta ellos, solo se es inmortal en el recuerdo y en la genetica de tus descendientes.

saludos

el piano huérfano dijo...

ME alegro que nos hemos descubierto una a la otra
y sobre tu post
no tengo otra seguir, caminar con la esperanza de encontrar

un beso

SilviaE.D. dijo...

Gracias a todos por visitarme y por sus palabras!
Realmente debemos seguir caminando y descubriendo dia a dia nuestra Mision acá en la Tierra.
Besos y abrazos!

Neverknowsbest dijo...

Querida Silviae,

Acertaste a la adivinanza de mi blog. Me gustó tu comentario así que me pasé por tu casa. La tienes muy bien trabajada, y se ve que sabes mucho de lo que hablas y que amas a tu gente. Eso me gusta.

En cuanto a la entrada, no sé exactamente qué comentar. Soy de los que pienso, como tú, que no hay que tenerle miedo a la muerte. Dices que todos tenemos una misión. No sabría decirte si todos, yo al menos pienso que sí debo tener una aunque no sé exactamente cuál, ni si es Dios quien me la ha de dar. Tampoco sé si pensamos en el mismo Dios de formas diferentes o las mismas. Lo que sí sé es que tus palabras parecen sabias y las respeto. Me gustaría saber más sobre muchas cosas, pero hasta entonces sólo me encuentro ignorante y sediento (y la fe, tristemente, no siempre nos sacia... aunque dicen que es más rico no el que más tiene, sino el que menos necesita).

Un abrazo

SilviaE.D. dijo...

Gracias por tus conceptos.
Creo que Dios es el mismo aunque lo llamemos de diferentes formas.
Y la fe ayuda mucho...hay que saber abandonarse en Dios.
Espero sigas visitándome!

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Así es el camino lo hacemos al caminar, porque cada quien trae su propio paso y aunque vamos para donde mismo, cada quien trae su ruta a seguir limpiando su propio camino interno para llegar a su destino. La cima es la misma el sentirnos unidos en una unidad única a través de esa diversidad que somos y nos circunda. Todos venimos del mismo origen y nos proyectamos a la misma fuente con nuestras propias cultura.

Disculpa mi intromisión, pero te encontré con un amigo común y no resistí la tentación de conocer tu espacio, que me parece muy bueno.
Un saludo.

Celia

PD. Gracias por la respuesta que yo no sabía y que me hizo realizar un pequeño poema por mi ignorancia