2 de abril de 2009

Malvinas...a 27 años...


Hablar de las Islas Malvinas en Argentina es como nombrar a un amor imposible. Malvinas está marcado a fuego en los corazones y en las mentes de todos los argentinos. Pero hablar de la Guerra de Malvinas es decir dolor, sangre, muerte sin sentido, jóvenes mutilados, hombres enfermos.
El 2 de abril de 1982, por obra de uno de los “iluminados” que gobernaban Argentina, las Islas Malvinas fueron tomadas por militares de las Fuerzas Armadas del país. Hasta ahí, todo parecía bien. Pero cuando se declaró la Guerra a Gran Bretaña, las cosas comenzaron a tomar otro cariz.
Desde pequeños, en la escuela nos enseñaron que las Malvinas son argentinas y es así… por herencia, tradición, territorialidad. Pero ese, no era el momento ni la forma para hacer valer esos derechos sobre estas lejanas tierras…o si, para tapar todas las atrocidades que se habían cometido en los años de dictadura.
Pero no quiero hacer historia. Los recuerdos son muchos, dolorosos, sobre todo para los habitantes de la provincia de Corrientes, pues fueron (como siempre) los bravos soldados correntinos los que estuvieron en el frente de batalla.
En estos momentos quiero realizar un sentido y sincero homenaje a los jóvenes héroes, a los soldados que combatieron para recuperar ese territorio tan deseado.
Y aquí, quiero recordar a soldados que fueron mis amigos de la infancia, Roberto…con quien jugaba de muy pequeña, con quien compartí mis primeros juegos infantiles. A Andrés, que fue mi compañero de Jardín de Infantes, cuando yo iba como simple “oyente” pues no tenia edad para estar todavía allí, pero mi mamá trabajaba en esa escuela y me llevaba con ella. A Walter, a quien conocí en el Profesorado y tuvo que dejar la carrera para ir a la guerra. A Ricardo, quien fue colega después de terminada la contienda cuando yo recién comenzaba a trabajar.
Y en sus nombres a todos los soldados que volvieron, al igual que ellos, y a los que dejaron su cuerpo allá, como un sello de argentinidad en esas Islas.
Quiero compartir con todos, un poema que escribí en esos tiempos, porque esta es una herida que aun no cierra, porque aún queda mucho por hacer por estos hombres que sin preparación adecuada, sin armas adecuadas, con hambre y frío, trataron de recuperar ese lejano, esquivo y a la vez tan amado territorio.

A los jóvenes héroes


Con el fusil al hombro
fueron a luchar allá.
A ese trozo de nuestra Patria
fueron…por un noble ideal.

Los jóvenes estaban contentos
¡Iban a luchar!
pero no imaginaban
que las potencias unidas
si que los podían derrotar.

Parecía un juego todo.
El tanque, el camión, el jeep.
Hasta el camuflado uniforme
todo, en los preparativos, parecía reír.

En el continente quedaban
la novia, la abuela, mamá.
Solo el fusil los acompañaba
pues la guitarra, tuvo que quedar.

“¡Las Malvinas son nuestras!!”
(gritábamos desde acá)
“¡Nos las sacan de nuevo!!”
(parecía una lejana voz contestar).

Las calles de nuestro pueblo
los vieron regresar
cuerpo y espíritu heridos
cansados y sin ideal.

Jóvenes –viejos volvieron
de luchar por ese noble ideal .
¿Porqué si el futuro eran ellos?
¿Porqué los mandaron a morir allá?


La foto expuesta es del monumento al soldado ex combatiente ubicado frente a la plaza principal de mi ciudad, frente a la Parroquia Histórica de Nuestra Señora del Pilar.

12 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Hace tanto tiempo ya.. no hay que olvidar jamás que esa fecha el imperialismo yankee se aliaron a los imperialista británicos..


saludos fraternos y solidarios..

un abrazo inmenso

maria rosa dijo...

Cuantos años han pasado...... me adhiero a tu homenaje con un abrazo inmenso, para tí, para todos.... los que volvieron y los que se quedaron.....y que a los iluminados se les apague la yama.
como siempre, un beso desde Barcelona.

Alatriste dijo...

La historia de la humanidad está llena de atrocidades absurdas. Me quedo mejor con tu poema, pues no me gustan los recuerdos dolorosos. Aunque está claro que la historia no hay que olvidarla, para que no se repitan los mismos errores. Me alegro de volver a saber de ti, niña. Lo echaba de menos. Espero que vaya todo genial al otro lado. Te deseo lo mejor. Un besazo.

maria rosa dijo...

Gracias por tu visita, eres muy gentil.
Mi humilde blog y yo te lo agradecemos.
un beso desde Barcelona.

salvadorpliego dijo...

Muy triste la historia de Malvinas y un hecho que hay que recordar para que no se repita. Un placer leerte. Saludos.

roxana dijo...

Hola Silvia!!!!!!!!!!!! Hermoso homenaje, me adhiro a el realmente. Mi hijo hizo una canciòn por ls Malvinas y me encanta. Siempre los recuerdos, pues estaba embaraza de un varon cuando se produjo el hecho y pensaba si lo tuvira de esa edad iria tal vez ese 2 a la guerra! De terror!!! Amiga te dejo un beso y buen domingo en paz es mi deso para vos. Roxana

Paco dijo...

es complejo, muy complejo hablar de ellos, mientras aqui tenemos en España una colonia llamada Gibraltar.

saludos

extractos... dijo...

amiga Silvia, estoy contigo y con todos los que tuvieron que pasar por aquello. los que no volvieron (descansen en paz) no deben ser olvidados. los que no volvieron ni allí ni aquí-.
Lindo poema con trágico contenido.

besos

Fernando dijo...

Como bien dices, esa quizás no era la forma de reclamar algo que se considera como tuyo, pero a veces los políticos toman las peores de las decisiones, sin considerar que al final el que sufre es el pueblo, porque ese valeroso soldado, parte siempre dejando atrás a esposas, hijos, a una familia, tu poema muy sentido!

Que esta semana sea para ti de mucha tranquilidad y reflexión

Belkis dijo...

Muy digno y justo homenaje Silvia. Gracias por compartir un trocito dela historia y ese bello poema. Te dejo un cariñoso saludo.

SilviaE.D. dijo...

:)Gracias a todos por los comentarios!Esta es una fecha muy sentida por todos acá en mi provincia. Fueron muchos los bravos correntinos que murieron en esas tierras irredentas. Si hubiera nacido hombre, tal vez también seria uno de ellos.
Un beso grande a todos y gracias por sus palabras!!

SilviaE.D. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.