21 de febrero de 2010

Es muy triste decir adiós....

Creo que es el título o es parte de la letra de una canción….bueno, sea lo que sea, es lo que siento en estos momentos.
Tengo que decir adiós, no para siempre, por supuesto, pero sí de mi ciudad, a una persona que supo acompañarme en mi niñez, como maestra en la escuela primaria, y ahora cuando adulta, como autoridad en el colegio secundario donde doy clases…Pero , más que autoridad, en este tiempo, fue mi guía espiritual, alguien con quien conversaba de mis alegrías, de mis pesares, de mis dudas (siempre muchas) , y siempre con una palabra que me ayudaba a salir de los pantanos en que a veces me metía.
Hermana Rosa, usted fue, es y será en la distancia ( y no quiero faltarle el respeto con esto) como mi madre, mi abuela, una tía, una amiga….todo junto en una sola persona.
Nunca me imaginé( y eso que mi imaginación es frondosa) tener que despedirla por segunda vez en mi vida.
¿Qué más decir? No sé, todo lo que diga es poco.
Sé que la misión de todo religioso es ir a los lugares donde haga falta…Esta vez, su presencia es necesaria en su pueblo, en su lugar de nacimiento….y creo también que es un premio, volver a su lugar de origen, después de haber dado tanto de su vida para el engrandecimiento del Reino de Dios.
Pero, así y todo, con todos esos conocimientos sobre esta, su vida religiosa, me cuesta, me resisto, me apeno…pero como siempre, con mis contradicciones…me alegro porque va a estar cerca de su familia…que no conozco personalmente, pero sí por lo que usted llegó a contarme.
Hace un tiempo recibí un pps, uno de esos mensajes por internet, donde comparaba a la vida con un viaje en tren…y decía que durante ese viaje, uno compartía el mismo con mucha gente. Algunos duraban todo el viaje, unos bajaban antes, otros subían después. Tuve la gran suerte, de poder compartir dos tramos de este mi viaje de la vida con usted. No los olvidaré a ninguno de los dos momentos.
Espero podamos seguir en contacto….los medios de comunicación ahora lo permiten…Practique el MSN, así podremos conversar y no solo mandarnos mails. Es muy importante para mí, escuchar su palabra siempre oportuna…
Gracias por todas las palabras de aliento de siempre, y por las palabras que me dijo hoy: “QUE DIOS TE DÉ TODO LO QUE NECESITAS PARA SER FELIZ”.
¿Quién puede resistir una lágrima ante estas palabras?…yo no…es un deseo, una bendición muy grande…muy fuerte.
Hasta pronto, Hermana Rosa….nos vemos en el chat…y en alguna otra oportunidad…si Dios así lo permite…
Comparto una canción que resume el adiós a un amigo….
CUANDO UN AMIGO SE VA… Alberto Cortez

11 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

No se dice adiós cuando se ama, ella estará con vos por siempre.
Abrazos.
Alicia

El Drac dijo...

Qué triste lo que nos cuentas se ve que llegó a ser una entrañable amiga, que Dios la colme de bendiciones.

maria rosa dijo...

Querida Silvia, que bello has expresado todo el cariño que sientes, fisicamente no estará, pero siempre, siempre la llevaras en tu corazon, y eso no te abandonará, ni su recuerdo que siempre te hará sonreir.
todo mi cariño,

RMC dijo...

Yo tambien pienso que no se dice adios cuando la llevas siempre en tu corazon.
feliz semana.
un beso.

Tawaki dijo...

Me recuerda a Mary Poppins, que al final de la película ha de abandonar a los niños de los que cuidó porque hay otros que la necesitan.

Yo creo que las cosas buenas que te dejó en esos dos tramos de tren que compartísteis redundarán en beneficio de las personas que aún has de conocer.

Porque ese conocimiento no se crea ni se destruye, sino que se transmite de unos a otros.

Un beso.

Belkis dijo...

Ciertamente cuando un amigo se va deja una herida en el alma, que puede cicatrizar con el recuerdo del bello sentimiento que nos deja. Por suerte hoy en día no hay distancias Silvia y aunque no con la misma asiduidad, siempre puedes volver a reencontrarte con esa persona tan entrañable para ti.
Muchos besitos y no estés triste.

SilviaE.D. dijo...

:)Hola Alicia!
Es muy cierto lo que decís.
Gracias!
Un beso!
:)Hola Drac!
Si, realmente alguien muy especial. Más porque me conoce de la niñez.
Un beso!
:)Hola Maria Rosa!
Si, los recuerdos son muchos, sobre los de esta parte de mi vida. No tantos los de la niñez.
Besos!
:)Hola RMC!
Ya fue un hasta pronto en mi niñez, ahora se repite. Pero espero que mantengamos el contacto, al menos.
Un beso!
:)Hola Tawaki!
Gracias! Qué lindo lo que me decís! Y compararla con Mary Poppins!! Con la diferencia que ya no soy una niña a la que cuidó en la niñez.
Un beso grande!
:)Hola Belkis!
Ahora ya me pasó, fue la sorpresa de saber cuándo es la partida y sus palabras de despedida.
Pero esto es asi, son las "reglas del juego", por llamarlo de alguna manera. Los religiosos nunca permanecen para siempre en un lugar.
Gracias por tus palabras!
Un beso grandote!

el piano huérfano dijo...

No digas Adiós;la personas que quieren y que son importantes para ti siempre se quedaran en tu corazón, estan dentro de ti y tu en ellos.
Todos los bendiciones para tu amiga, pero hay una cancion en hebreo que dice:
no me digas adiós
mientras me quieres
hablame aunque no este presene
yo te oigo
no me digas adiós
porque adios es el fin.

Capuchino de Silos dijo...

El otro día te dejé un comentario y al entrar de nuevo no lo he visto.
Bueno, no pasa nada.
Recuerdo que te decía que la persona que se marcha, se marcha esporádicamente, no para siempre.
Que la tendrás en tu corazón, estoy segura, y te acordarás mucho más de ella ahora que la vas a tener a mayor distancia, que antes que la tenías contigo. Es lo que ocurre en estos casos. Cuando se tiene algo no so valoras hasta que lo pierdes.
Un besazo muy fuerte. Además nos tienes a nosotros.

SilviaE.D. dijo...

:)Hola Raquel!
Gracias por tus palabras! Qué hermosa la letra de la canción. Muy sabias palabras.
Un beso grande!
:)Hola Capuchino!
Bienvenida!
No llegó el otro mensaje...
Si, claro que la tendré siempre presente.
Gracias por tus palabras!!! Sé que todos mis amigos me acompañan, me protegen...me quieren.
Un beso grande!

Elyam dijo...

Interesante post, me gusto.
Besos... Te sigo
Saludos.